5 de julio de 2014

Tú... Capítulo 7 (JongTae)

DISCLAIMER
Los personajes pertenecen a la banda de Kpop 'SHINee' bajo el sello de la compañía SMent


.

.* . La Entrega . * .

.

.

Lenguas que luchaban y dientes que marcaban.

Labios que lamían y luego succionaban.

Manos que apretaban, sobaban, acariciaban. Se adueñaban.

La ropa que ya molestaba.

De un momento a otro cada prenda sobre sus cuerpos se sentia pesada, opresora y molesta contra sus pieles febriles. Hirvientes.

Querían piel. La necesitaban.

Querían sentirse... por lo que pronto aquel estorbo comenzó a volar mientras que sus miradas, bocas y manos se daban un festín con más carne a tratar. Gimiendo desesperados cuando finalmente sus pollas desnudas se apretaron contra la ajena. La sensación de la nueva e intensa experiencia embargándoles los sentidos ya de por sí sobre estimulados.

En poco tiempo, ellos, sin molestarse siquiera en saber el cómo, se hallaron con sus cuerpos totalmente desnudos, girado cual animales en celo sobre el duro piso y aullando de ciego placer cuando sus sexos, expuestos y enhiestos, se tocaban y sobaban.

Era placer.

Era pecado. O en un resquicio de sus mentes lo era.

Pero también era demasiado condenadamente bueno para ser evitado, e incluso para ser real. Sin embargo, lo era.

Ninguna palabra -coherente al menos-, fue dicha ya.

¿Para qué? ¿Qué sentido tendría?

Las palabras no siempre eran el camino a la verdad, eso era algo seguro, ¡y vaya que las acciones pueden demostrar más que miles de ellas!

Jadearon y gimieron cuando sus cuerpos serpenteaban indómitos e íntimos sobre el otro, y se quejaron y gruñeron -casi sollozando ambos-, cuando pudieron sentir a ambos ejes sobarse. Suaves y aterciopelados. Calientes. Húmedos. Todo llegando a parecerles demasiado malditamente bueno para ser real, tratando de evitar pensar por tan solo un breve segundo que en cualquier momento terminarían despertando solos y duros como ya tantas veces antes.

Pero eso no pasó y el placer morboso de sentirse indebido crecía más y más cada vez.

A cada segundo.

El mayor creía ya estar enloqueciendo de tanto placer que su cuerpo sentía. Frotándose contra el otro de manera incontrolable, queriéndolo abarcar todo de una vez. TODO.

Dejando por fin libre su boca, Jonghyun se permitió deleitarse con los sonoros ruidos de placer que el maknae emitía y pasó a recorrer con su lengua aquel cuello que tanto había ansiado volver a tocar, morder y marcar; ahora co propiedad. Con el firme sentido de pertenencia. De saber que, de ahora en más -porque no habría poder humano que le hiciera alejarse del chico ante sí-, aquella nívea, suave y delicada piel sería suya y solo suya... Y que toda la suya propia sería ahora de, él.

Los besos se volvieron más y más húmedos. Más y más carnales.

La lujuria y la pasión competían ansiosas por dominar la ética y la razón.

Sus cuerpos clamando por dejarles calmar el calor.

Tanto calor.

Tanta necesidad.

Demasiado pronto -o demasiado tarde, dependiendo de cómo y quién lo mirase-, se sintieron quemar en la abrasadora lava que era su sangre debido a la pasión.

Y eso fue todo.

Con tan solo una mirada de sobre-entendimiento fue que, con un gemido bajo y ronco -debido a una caricia directa su miembro ya doliente-, Taemin no pudo evitar enrojecer al saber que 'aquello' finalmente pasaría. Que lo haría y que, luego, ya no habría de ninguna manera vuelta atrás. Así como tampoco tenía ahora la opción de solo decir que 'no'. Ya no tenía esa opción porque había ido demasiado lejos en su propio deseo para frenarlo todo y, aunque pudiera... ya no lo quería.

Y el placer con un molesto tinte de agudo dolor por fin llegó.

Un gruñido ronco sonando en su oído. Un ligero grito sollozante por parte de él.

Taemin se sentía de pronto un poco sobre pasado en sensibilidad. Extasiado de placer. Todo demasiado nuevo, demasiado abrumador.

Demasiado intenso.

Gemidos resonando fuertes sobre sus oídos y el aliento de sus bocas erizándoles la piel al sentirlo sobre la parte alta de sus cuellos.

Sabores que invadían sus , desconocidos.

Olores... que les llenaban por completo el ser.

Pero, lo que más les desquició al pequeño como nunca se creyó capaz, fue el sentir a todo él en sí. En contra y alrededor de él. Dentro y fuera. Suave y áspero. Fuerte y lento. En cada toque. En cada latido. Era el TODO volviéndolo NADA.

Y, lo que en el momento parecieron horas de placentero tormento, terminaron siendo apenas minutos hasta que el menor perdió definitivamente todo control de su cuerpo y se dejó ir con la ola de placer que le recorrió al sentir 'ése' punto dentro de sí siendo completamente maltratado con cada empuje en su contra. Era el cielo y el infierno todo en uno. Su semilla blanquecina marcándolos a ambos mientras jadeaban por aire y se revolvía entre los restantes espasmos entre cada vez más sonoros grititos ante la repentina sensación de ser totalmente empalado y posteriormente, llenado. Marcado.

.

El silencio más ensordecedor se impuso tras aquellos maravillosos momentos donde se re-descubrió como persona y luego se extendió, incómodo, inconscientemente cargando con cada vez mayor tensión el ambiente y llegando a 'casi' arruinar el dichoso momento de satisfacción post coital.

Tenían que hablar.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube