16 de mayo de 2014

Be Mine... capítulo 4

DISCLAIMER: Los personajes no me pertenecen. Ellos son miembros de dos grupos de música KPOP; SHINee EXO , ambos bajo el sello de la compañía SM.



Be Mine... Just MINE
.
.
Jugado
.
.


Ambos jóvenes demasiado pronto se vieron perdidos irremediablemente en aquella marea de abrumadoras sensaciones que les arrasaban. Aquellas sensaciones que el placer del nuevo roce de sus cuerpos les enviaban. Kai, ahogándose en él y, Taemin... Taemin simplemente parecía sentirse a punto de explotar. Todo su cuerpo. Todo su ser... Todo él con un solo pensamiento firme en su mente.

MÁS.

Quería; necesitaba más.

Más besos. Más caricias.

Más humedad. Más calor.

Más de él. De Kai. De su doensang.

Sus manos viajaron posesivamente sobre el muy estremecido cuerpo de su menor. SUYO, como dijo y como quería que fuera.

Ya no se dijo nada más. Ninguno poseía la entereza suficiente como para hilar palabra alguna. Mucho menos una frase coherente. No. Sus bocas eran en aquellos momentos, mucho más útiles para emitir esos sonidos tan placenteros que su pasión desataba, y con los que demostraban todo lo que el otro les suscitaba.

Gemidos, jadeos, sollozos y quejidos varios fue lo único que se escuchaba en aquel lugar.

Y sí, los besos eran geniales y las manos se sentían increíbles, pero la necesidad les devoraba y ambos eran demasiado conscientes de a que los llevaba. Sin embargo, la torpeza innata de ser primerizos en tantos aspectos -que ni querían comenzar a pensar en ello-, junto con las cada vez más crecientes nervios y dudas, hicieron que, aquellos ardientes momentos se calmasen un poco por la muda pregunta que asomaba en sus rostros.

Todo era demasiado rápido. Demasiado inesperado. Y, en unos exactos 'segundos', la torpeza y la inexperiencia irremediablemente comenzó a asomar. Taemin comenzó a dejar entrever su temor. Solo un poco. Apenas, pero lo suficiente como para que Kai se percatase de ello. Y el menor entendió; ¿cómo no hacerlo en la situación en la que estaban? Eran hombres. Ambos lo eran... y solo eso ya era abrumador porque nada de esto era tan, casi traumático, cuando se trataba de una muy normal relación heterosexual -o al menos así lo pensaban ellos-. Era un momento que implicaba mucho. Pero Kai no quería ni por asomo que aquel tan ansiado y deseado tiempo compartido se perdiera por tal nimiedad -en su opinión-. Nop. Ni hablar. Ni de puta casualidad. El alcohol que aún reinaba en su sistema ayudó bastante también como gran deshinibidor, por lo que, decidiendo rápidamente y sobre la marcha, Kai tomó aquel hermoso rostro entre sus manos y lo atrajo hacia él una vez más para devorarle esos labios con un beso furioso que buscaba dejarlos a ambos sin pensar, pero a la vez demostrando con su cuerpo algo, algo MUY importante.

Haciendo una gala de una fuerza hasta entonces desconocida, el menor les volteó quedando él encima del mayor.

No lo pensó. Ni siquiera cuando, por un ínfimo instante, pudo sentir la más que evidente tensión en el otro.

'Ya entendería' -se dijo.

.

Taemin pensó inocentemente en hacerle entender al menor que no, que él no... sin saber que éste estaba más que feliz y de acuerdo con tal avance y demostración de darle la razón.

.

El menor degustó con ansias aquellos labios ya hinchados y luego lo dejó para, sin demora alguna, descender por aquel atrayente cuello.

Quiso más.

Hizo con su lengua un húmedo camino hacia esos pequeños botones de caramelo, y se deleitó como con el mejor de los dulces, que tanto amaba su hyung, con aquellos pequeños gemidos que salían de Taemin. SU Taemin.

Gemidos por él. Por lo que él le hacía.

—Ka-Kai...uggh... yo... yo no...

—Lo sé. Tranquilo... y disfruta... Hyung —murmuró el menor, con su aliento cálido soplando ya en el abdomen bastante tonificado del mayor. Incitándolo.

Taemin se retorcía de puro placer, intentando retener -sin mucha convicción, vale decir-, aquellos tan vergonzosos gemidos que el toque de esos dedos y labios del menor le provocaban. Resistiéndose pero anhelándolo. Queriéndolo todo y al mismo tiempo -y sin ya poder evitarlo-, aún un poco aprensivo a ello.

Pero Kai no tendría nada de ello.

Kai quería solo una cosa en aquellos momentos y era el lograr que Taemin delirara de placer. Quería provocarle tal delirante grado de éxtasis que ya no pudiera pensar en nada más. En NADIE más.

Solo él.

Solo Kai.

Ser su amigo y donsaeng.

Su menor y su pareja.

Quería serlo todo.

Y, más que nada... quería, necesitaba ser, suyo.

Aunque más no fuera una vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube