3 de junio de 2014

Be Mine... Capítulo 6

DISCLAIMER: Los personajes no me pertenecen. Ellos son miembros de dos grupos de música KPOP; SHINee EXO , ambos bajo el sello de la compañía SM.



Be Mine... Just MINE
.
.
Demasiado
.
.


Taemin estaba listo. Duro y enhiesto de nuevo. Pero el jueguito había acabado. Sabía que debía, pero no pensaba prepararlo. No como el menor esperaba al menos ya que tampoco era que fuera un reverendo bruto que quisiera desgarrarlo en su primera vez... o al menos esperaba fuera su primera vez. Pensar en ello le dio coraje.

—Dime Kai, ¿cuántas leches ha tragado tu cuerpo?

Su miembro rozaba el fruncido agujero contraído mientras el propio líquido preseminal iba medio lubricándole. Excitándole e incitándole.

—¿A cuántos le has abierto las piernas y dejado follar este culito apretado?

El propio enojo de pensar y decir aquello le hizo ejercer más presión de la pensada y traspasar de una el primer anillo tenso.

—Aaaggghh... No... no...

—Ohh, tan apretado... maldición, tan, muy... uughh... ¿cu-cuántos, Kai?

—No... yo...

—Dimelo o me meteré de una hasta que mis pelotas azoten tu culo.

—¡No! Uggh, yo no... nunca... aah

Kai no sabía como enfrentar tan de repente esta nueva faceta de su hyung. Jamás de los jamáses hubiera imaginado al siempre tierno y tímido maknae de esta manera en el ámbito sexual. No podía negar que le encendía sobremanera, pero aquello no estaba para nada saliendo como imaginó hacía unos momentos y, porqué no admitirlo, quería volver a tener un mínimo de control en todo aquello. Cosa un tanto difícil mientras sintiera que se partía en dos con cada leve estocada con la que el mayor se adentraba abriéndose paso en él.

Apenas había pasado media cabeza y Kai sentía que no entraría más. Nunca pensó en recibir nada allí sin sentir un par de dedos antes. Dolía. Joder que lo hacía pero, retorcidamente, aquello también le gustaba. Sentía un leve placer en aquel ardor creciente en su ano. Claro que no lo iba a decir. No fuera cosa que el mayor decidiera insertarse ya simplemente de una.

—Lo, mmm... lo sien-to per-pero, no... ahh... no aguan-to...

—Nnnnggggh

Mordiendo el moreno hombro con fuerza para distraerle, el mayor elevó sus caderas y las bajó ejerciendo un poco más de fuerza que antes. Logrando arrancarle al menor un grito cuando finalmente la cabeza hubo entrado por completo en aquel tierno cuerpo. Solo la cabeza, y el dolor y el placer se mezclaba en ambos jóvenes, mareándolos con las nuevas exquisitas sensaciones.

Como no quería hacerle daño pero el placer y la necesidad le estaba ganando, Taemin decidió distraer al menor saqueando su boca con un beso furioso y totalmente carnal que más pareciera que le estuviese follando la boca. De nuevo -pero esta vez con la lengua-. Mientras que con cortas estocadas iba metiendo su miembro cada vez más y más. De una manera realmente tortuosa para ambos ya que solo era de aun milímetro más por vez.

Los gemidos se ahogaban en sus bocas. Sus lenguas luchando por mantenerse a la par. Los jadeos chocando entre sí, uno por el esfuerzo de contenerse de gritar, el otro por el esfuerzo titánico de control que en ese momento hacía gala para no arremeter de una y calmar su sed.

Sin embargo, Kai ya no soportaba. Sí, dolía como el infierno, pero esto de ir tan de a poco le estaba volviendo loco. Ya no soportaba la expectativa ni el dolor de que en cada empuje el mayor se hundiera un centímetro más. Por lo que, juntando coraje e inspirando con fuerza, él usó una de las embestidas a su cuerpo para tomar impulso y tirarse hacia atrás.

'¡MIERDA!' -fue en lo único que pudo pensar.

Dolor se estrelló en cada nervio. Cada uno de sus músculos tembló sin remedio al sentir aquello y una lágrima cayó de su rostro sin poder contenerla.

—Ugghhh... K-Kai, ¿qu-qué?

Taemin no pudo evitar asustarse. Sí, él quería adentrarse, pero no así, el dolor que mostraba el rostro de su donsaeng era casi mortal. El apriete tenso en su miembro lo era aún más.

Pensando nuevamente -y por solo medio segundo-, con la cabeza que en verdad servía, el mayor comenzó a retirarse, poco a poco y muy lentamente. Solo para terminar siendo detenido por un nuevo grito de dolor.

—¡NO! Ugh, no te... no te muevas, hy-hyung...

—Kai... no puedes querer...

—¡Sí, lo hago! Joder. Con un demonio Tae, no estoy, no soy de cristal, ¿de acuerdo? Solo, solo dame un minuto ¿bien? No te, uugh, no te muevas. Joder...

—Kai...

—No —atajó el menor antes de que el mayor comenzase de nueva cuenta a querer salirse y dejarle así. Puuf, ni soñar con ello. Además, él sabía que el dolor pasaría y que, en algún momento -el cual, en verdad, EN VERDAD, esperaba y hasta rezaba, fuese pronto-, el placer llegaría, aún mejor de lo que fue hasta entonces—. Ven aquí —susurró mientras elevaba uno de sus brazos hacia atrás para enredarlo en su cuello y atraerlo hacia su boca. Intentando por todos los medios no hacer ninguna mueca ya que el más leve movimiento le hacía querer gritar; ¿Quién iba a decir que tener un palo en el culo fuera a resultar tan jodidamente doloroso?

Ambos pasaron unos cuantos minutos así, solo besándose, relajando un poco la tensión de momentos antes y bajando la pasión y el deseo a algo más tranquilo. Casi se diría amoroso. Pero no lo era. No llegaba a serlo. El cariño estaba, pero no era para entonces. Tampoco la ciega lujuria. Era extraño. Algo entre medio de ambos podría decirse.

Ninguno notó cuando sus caderas comenzaron a moverse nuevamente por cuenta propia. Ellos seguían en su aire, entrelazando lenguas y sobando sus bocas... O eso fue hasta que la pasión despertó una vez más al escuchar el ronco gemido de placer del menor cuando, en una certera estocada, el mayor había dado de lleno en su dulce próstata.

'Oh, sí' -pensó el menor. Finalmente disfrutando en pleno de aquel encuentro tan sorprendente como inesperado.

Gimió y volvió a gemir. No podía parar de hacerlo. Necesitaba una vía de escape para tan desbordante placer mientras que en lo único que pensaba era en pedir, rogar por más; solo, más.

Taemin, quien inmediatamente notó el cambio no solo en su cuerpo sino en su forma de gemir, comenzó una vez más a soltarse, a dejarse ir. Él terminó de soltar aquel último resquicio de autocontrol, dejándole deslizarse como agua entre sus manos y sintiendo como con ella se lavaba todo sentido, razón y dominio de su cuerpo y mente. Se dejó disfrutar plenamente mientras en cada golpe se esforzaba por dar de lleno a ese lugar e incluso queriéndose hundir hasta fundirse allí. Haciendo que Kai se retuerza de un placer casi rayano en lo doloroso al apretar constante e implacablemente aquel sensible manojo de nervios dentro de sí y haciéndole jadear cada vez más y más alto al sentirse completamente enfundado en aquel calor aterciopelado... era demasiado, simplemente demasiado a soportar por lo que, ya sin poder aguantar ni un segundo más ni hallar ya nada más que le detuviese, él echó hacia atrás sus finas pero fuertes caderas para arremeter firme una vez más... y otra, y otra, y otra vez más. Disfrutando sobremanera la forma en la que los primeros quejidos sueltos del menor pronto derivaron en bajos gemidos y luego en pequeños y entrecortados gritos. Gritos y jadeos y sollozosos que sonaban desesperados de la más pura mendicidad y que él, respondiendo a cada pedido y ruego se esmeraba por dar en cada golpe un poco más. Más de sí, de su fuerza, de su pasión tan recientemente descubierta. Más de todo.

'Oh por... Oh mi...' -pensaba. Y apenas llegaba a eso debido a que las sensaciones que embargaban su cuerpo habían nublado por completo su mente y pensar estaba ya demasiado fuera de juego.

Lo que para Kai en un primer momento había comenzado como una agonizante tortura, pronto cambió a una delirante sesión de un casi inaguantable placer. Un placer casi doloroso y tortuoso por su jodida intensidad.

Demasiado bueno.

Demasiado esperado.

Demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube