15 de julio de 2014

Tú... capítulo 5 (JongTae)

DISCLAIMER
Los personajes pertenecen a la banda de Kpop 'SHINee' bajo el sello de la compañía SMent


.

.* . El Día . * .

.

.

—Deja de mirar perro callejero. Puedo sentir tu mirada taladrando la puerta aún desde dentro —le dijo Minho serio de manera seca y tan solo dándole una mirada más bien enojada antes de pasarle de largo de él por completo y suavizar su tono y mirada hacia un cabizbajo Key. Dejándole a Jong con una extraña pregunta rondándole la cabeza, ¿qué demonios le pasaba a todos ahora? -pensó Jong medio molesto—. Key-shi ¿podrías por favor preparar un poco de sopa para Taeminnie? No tiene hambre de nada y su garganta sigue muy inflamada, pero necesita ingerir líquidos.

—Por supuesto Minho, ahora mismo —dijo levantándose ya de la silla y comenzando a preparar las verduras y demás cosas— ¿cómo está Taebaby?

—Mejor, pero bastante agotado —dijo el alto haciendo una mueca al recordar lo agitado que se había puesto al solo querer levantarse para ir al baño por su cuenta—. El pobre estuvo molesto toda la noche está aún más cansado y con dolor de cabeza.

—Pobre de mi bebé. Y tú, ve a descansar Minho. No, en serio, te hacen falta unas buenas horas de sueño, deja que yo le lleve la sopa y lo cuido un rato ¿de acuerdo?

—Pero...

—Nada, nada. Ve a tirarte al cuarto de Onew unas horas, yo me encargo de mi bebé —dijo Key en su modo de umma del grupo revolviendo ya el caldo sin ni siquiera girarse a mirarlo. Minho suspiró. La verdad era que sí estaba algo cansado...

—De acuerdo. Pero me quedaré con él hasta que lleves la sopa. Y, gracias Kibum.

Minho se volteó rápidamente para volver enseguida a encerrase con su maknae, o al menos eso fue lo que intentó puesto que una mano en su hombro le impidió avanzar mucho más allá del marco de la puerta de la cocina. Sabía quien era. Detestaba quien era.

—Minho, ¿qué...?

—Vamos.

La voz del alto era de puro mal humor, el cansancio que se cargaba tras no haber dormido nada desde el día anterior mucho antes del show no ayudaba para nada.

Siguiendo su camino, el alto entró en la oscura alcoba donde un dormido Taemin se hallaba arrebujado por varias mantas y el aire ya se olía raro por tanto encierro. Al sentir la puerta cerrarse tras él, Minho fue directo a una de las ventanas y la abrió un poco luego de colocar bien la cortina que tapara la molesta luz del sol que ese día brillaba.

—Mira, te voy a ser muy claro Jonghyun. Si lastimas a Tae ya sea queriendo o sin querer ten presente que vas a terminar como mi saco de boxeo particular y de que haré todo lo posible en mí para hacer de tus días un verdadero infierno hasta que, él —señaló la cama—, vuelva a ser feliz.¿Comprendes cierto?

Jonghyun increíblemente no podía emitir palabra alguna. No entendía porque el alto le decía... No. No era que no lo entendiera. No quería hacerlo que era muuuuy diferente. La verdad era, que le aterraba entender y asimilar el porqué el gran Choi Minho le diría todo aquello y con semejante cara.

—Yo... Yo no... quiero decir...

Minho solo resopló ante la evidente falta de palabras.

—Mira Jong, eres un buen amigo, lo sé y no tengo nada contra ti. Pero Tae está completamente a otro nivel de comprensión y esas son las reglas no escritas aquí. Lo lastimas, te lastimo. No quieras verme la cara porque lo de ayer nos ha dejado muy claro a todos que allí hubo 'algo'. Él —el alto suspiró—, él quizás aún no lo entienda, o quizás no quiera hacerlo. Sabes bien como es, pero también sabes tan bien como yo que tú sí sientes algo más que simple amistad y compañerismo por él. Y él, a su muy particular manera te corresponde igual.

—Yo pensé que tú...

Minho asintió.

—Siento algo por él sí, ero no de 'esa' manera. El apego y cariño que le tengo me confundieron, lo confieso; Pero en realidad lo quiero como a un hermano pequeño. Uno muy, muy cercano, por lo que ya te aviso que estaré y seré aún más celoso y posesivo de él de lo que ya era. Y protector... —agregó con énfasis al final.

—Pues por lo que dices pareciera como si solo quisieras que desistiera antes de siquiera hacer algo —se medio burló el dino de la rana.

—Pues si haces eso es que ni te lo mereces. Nadie que se rinda antes de comenzar sería bueno para él ¿o no?

—Yo... ayer fue muy confuso. Todo se dio tan rápido, y hoy...

—Creo que deben de hablar. Más tarde, obviamente. Jong, lo conoces. Él va a sentirse muy cohibido y apenado si no ve ninguna seña de tu parte respecto a lo sucedido y, eso lo alejará. De ti. De todos.

—No lo había pensado así, así que gracias. E intentaré no dañarlo ¿bien? No es algo que vaya a planear al menos.

Con un seco asentimiento de entendimiento por parte del alto, Jonghyun do todo por dicho antes de cabecear hacia él en respuesta e irse a su cuarto, no sin antes echar una corta mirada preocupada hacia aquel pequeño bulto en la cama.

.

De aquella charla hubieron pasado ya tres días y Jonghyun no pudo sino darle la razón al anfibio deforme.

Desde que Taemin había finalmente mejorado, todo fue diferente.

El pequeño andaba siempre taciturno y muy callado a comparación de antes del show. Siempre rehuía a su habitación -en particular cuando estaba él-. Apenas y sonreía y, cuando lo hacía, parecía querer suprimir toda alegría y momentánea felicidad... y a Jong aquello no le gustaba para nada.

El mayor quería al verdadero Taemin. Quería volver a ver su sonrisa real. Su mirada tierna y pucheros compradores.

Y ese día aprovecharía.

Jong se había decidido. Tenían que hablar y lo harían ese día aprovechando que tanto Minho como Onew tenían diferentes ensayos y que Key de seguro se fuera de compras o a algo. Y si no era así entonces él le pediría disimuladamente que les dejara a solas un rato. Después de todo, no era secreto para nadie en esa casa que tanto él como el maknae debían de hablar y aclarar ciertas cosas desde aquel... incidente. Y era obvio que necesitaban hacerlo también. Con urgencia.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube