9 de mayo de 2014

Be Mine... Just MINE Capítulo 2

DISCLAIMER: Los personajes no me pertenecen. Ellos son miembros de dos grupos de música KPOP; SHINee EXO , ambos bajo el sello de la compañía SM.



Be Mine... Just MINE
.
.
Jugado
.
.

—Babo. Baaabooo Kai...

Las palabras a pesar de haber dichas con suma suavidad, calaban fuerte en el aún semi perdido cerebro del joven cómodamente recostado. Demasiado fuerte como para quedarse quieto y callado por lo que, removiéndose y gimiendo anuncia a su cuidador que por fin había vuelto en sí... o casi.

—Arrg, al fin...

—Nnnn...

—Nooo, ah noo, Kai. Ni lo sueñes. Vamos, a ducharte... Puuff, joder, apestas Kai...

—Aaaaahhh...

—Pues te jodes bien jodido... ¿Oíste? Hey, hey, vamos babo, despierta... Vamos, ayúdame ¿sí? ¿Kai? ¡Kai!

—Neeee... ¡AAHHH!

El joven aún completamente borracho despierta casi de golpe al sentir un potente y gran chorro de agua fría sobre toda su piel sudada y caliente.

Grita, tirita, putea... y luego grita un poco más porque sus sentidos se sienten maxímizados y su conciencia demasiado perdida como para entender que demonios era lo que pasaba.

Poco a poco él enfoca su vista y ve a su mejor amigo y amor secreto mojado y casi desnudo frente a él.

Poco a poco escucha el agua correr y nota en su piel que ya no está tan fría y que se sentía agradable salir de ese letargo por el solo hecho de no perderse aquello.

Y poco a poco su piel conecta el hecho de que está, no solo siendo mojada y lavada sino también acariciada con esas manos que, aunque fueran de manera inocente, él las sentía vagar indecentes por su piel.

El aliento que no sabía que le faltaba entra de zopetón por su boca y con él también le inunda el claro olor a frutas que era el característico aroma del pelo de su hyung.

Todo él se estremece aunque ahora fuera por motivos muy muy diferentes.

Su orientación aún es demasiado mala pero hace lo que puede para poder enfocar la mirada en él. Siempre en él.

.

El baño fue una tortura en todo sentido pero al menos ahora Kai podía sentirse algo remotamente cercano a un ser humano y no a un desperdicio de basura rancia que fue tirada, pisoteada y probablemente hasta regurgitada.

Se apena hasta lo imposible al haber disfrutado tanto de aquellas inocentes caricias, casi al punto de demostrar cuan verdaderamente lo había hecho.

Ahora estaba solo tendido en aquella conocida cama que hacía ya un buen tiempo no visitaba, en condiciones muy pero muy diferentes a las que en las contadas ocasiones le visitaba allí, escuchando de fondo el rítmico sonido de la ducha caer e imaginando con mucho ahínco como sería ver por entero aquella piel.

Jadea porque ese solo simple hecho le hace hervir la piel y logra que su cuerpo aún adolescente reaccione más que eficiente. Gime porque el objeto de todas sus tentaciones está a solo unos pasos de distancia y el alcohol, que aún medio niebla su sistema, le hace querer ceder y hacer todo aquello que quiera. Sin pudor, sin temor... y sobre todo, sin penas.

Se muerde el labio, fuerte; porque dicha tentación se encuentra ahora justo frente a él saliendo del baño con tan solo una blanca y corta toalla aferrada sin más a su esbelta y fina cintura, dejando a la vista aquel cuerpo pecaminoso que tantas y tantos adoraban. Él entre ellos.

Lo ve como idiotizado acercarse a él y poner una de sus manos frías sobre su frente y luego la otra sobre la suya propia y él suspira porque siente que hasta podría explotar.

—Mmm... Creo que tienes fiebre Kai. Te siento caliente...

'Ufff, ¡Y no sabes jodidamente cuánto!', le quiere gritar. Pero él solo atina a verle como búho y contener su respiración cuanto pudiera.

O al menos eso intenta porque, de pronto su sistema siente el fuego de dentro arder al verle acercar ahora sus rosáceos y demasiado tentadores labios, para su propio bien, hacia donde hasta recién estuvo su mano.

¡Basta! No lo soporta. Aquello era demasiado y sus sentidos estaban muy pero muy desorientados como para hacer sonar las usuales alarmas de todo lo que podría echar a perder.

En un rápido movimiento que no nota hasta que está hecho, le toma fuerte de la muñeca cerca a su cara y tira de él por sobre su cuerpo hasta acostarlo a su lado y ponerse rápidamente sobre él. Inmediatamente presionando ambas manos a cada lado de su cabeza.

Ambos están sorprendidos.

Ambos están agitados y confundidos.

Pero es Kai quien sabe tiene todo qué perder y siente que ya no puede más sin recibir algo, solo... algo, lo que fuera. No quiere perder a su amigo pero necesita probar esos labios, esa piel. Necesita como el aire en sus pulmones el que esa piel arda que siempre parecía tan nívea e impoluta arda por él.

—Pero...

—Tae...

—¿Ka-i? ¿Pero qué...?

No, no soporta el escuchar tal incredulidad de sus labios y, de manera desesperada hace lo primero que se le viene a la mente para acallar lo que sea que fuera a decirle.

Su boca presionando con fuerza sobre la otra y sus ojos clavados fijos viendo como los ajenos se abrían casi hasta el dolor. Sus manos aprietan su agarre y siente al mayor cerrar sus ojos con un gemido de dolor o molestia, quizás fueran ambas; no lo sabe y en aquellos momentos no le importa ya que lo que tiene ahora toda su atención es el hecho de que esa boca se medio abrió bajo ese asalto y que él automáticamente cedió ante el deseo de introducir su lengua en él.

Juega. Tienta. Se juega al todo o nada con cada pasar de su lengua, y llama a todo su deseo tan largamente reprimido a vertirse en ese beso robado que tanto y por tanto, había soñado tener. Simplemente dejando que todo ocurra... y que fuera lo que debiera de ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • FanFiction
  • Amor Yaoi
  • Youtube